miércoles, 11 de abril de 2018

Fechas para la presentación

Ya tenemos fechas para las presentaciones de mi segundo libro, El Fuego de los Confines:
   •20 de abril a las 8 de la tarde, sala de exposiciones Kursaal Fleta, Monóvar. Me acompañarán en esta presentación la Asociación de Estudios Monoveros que es quien la organiza, y colabora la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Monóvar.
    •4 de mayo, librería Casa del Libro de Alicante, organizada por la Editorial ECU.
Además estaré en la Feria del Libro de Alicante en la semana entre medio de las dos presentaciones.  Hablaremos sobre Romanticismo, amor romántico y literatura fantástica, hablaremos de criaturas del bosque y sobre analogías con la vida real.
¡Nos vemos allí!

martes, 6 de marzo de 2018

El Fuego de los Confines ya en librerías

   Han pasado 4 años desde la publicación de mi primer libro, en marzo de 2014: El Vasallaje de los Elementos. Tenía 25 años y muchas ganas de mostrar lo que desde la infancia llevaba dentro, atrapado: un mundo mágico medieval que mostraba de todas maneras las vicisitudes de lo antiguo y lo nuevo, desde el amor romántico y la amistad hasta las conspiraciones políticas pasando por las pasiones humanas en forma de espíritus del bosque normalizados. Ahora tengo 29 años y acaban de publicar mi segundo libro, El Fuego de los Confines, que ya podéis adquirir en las librerías, y que continúa una historia que no es inherente a mi vida, a mis pasiones, a mi forma de ver el mundo y su creciente complejidad. Cuántas cosas han pasado desde entonces: política convulsa, economía inestable, guerra, catástrofes naturales, y a medida que se transforma el mundo se transforma mi mundo escrito que se ve sacudido también por las propias convulsiones de la contemporaneidad.
   Cuántas cosas han pasado.
   He sido padre y a mi hija va dedicado este libro, a Sherezade, nombre en honor a la antología oriental con mil y un cuentos para contar, en nombre de la apología más profunda a la lectura desde la más tierna infancia.
   Nunca dejé en mi vida de leer, sobre todo novelas, pero también libros y artículos de historia, de ciencia, epistemología, filosofía, política, economía, etc, y en mi afán por saber y acrecentar el cuerpo de conocimiento sobre los seres humanos y las relaciones interpersonales entré en la universidad en el año 2015, en el intermedio entre el primer libro y el segundo, para estudiar la carrera de Psicología (ahora estoy acabando el tercer año) al tiempo que escribía El Fuego de los Confines, y en poco tiempo reconoceré que hubo conflictos internos: por un lado, mi parte más pasional y emocional que me poseía al escribir, que me acercaba al arte irracional producto de mis sentimientos, y por otro lado el acercamiento a la ciencia de la conducta más medible y cuantificable con números, datos e informes desapasionados que, sin embargo, acerca estrechamente al entendimiento de la mente y el comportamiento del ser humano. Pronto confluyeron, sin embargo, y los personajes descubrieron cosas de sí mismos y empezaron a luchar no solo contra sus enemigos y sus situaciones adversas sino también contra su creador, expandiéndose en su proceso conciencial de una forma fluida. Estos años han sido los más intensos de mi vida (amor, conocimiento, razón y sinrazón), y en este nuevo libro lo veréis reflejado. Se acaba de publicar, como digo, y haré dos presentaciones de él, una el 4 de mayo en Casa del Libro en Alicante y otra en mi pueblo, Monóvar, que será antes, aunque aún hay que concretar esa fecha; espero veros por allí. Es un placer compartir con vosotros mis pasiones más profundas.
Gracias.


martes, 2 de enero de 2018

viernes, 1 de diciembre de 2017

La cafetería de la posmodernidad

   El brete, del que ya difícilmente se puede salir, con una red de redes de la información masiva distribuida de forma parcial e inconexa al alcance de un solo clic, en una mente de tendencia absolutista, muy extendida esta en la adolescencia y aún en la madurez, es que cada cual encuentra su verdad absoluta tras pocos clics, y la refuerza buscando confirmación, focalizando la atención en unos pocos experimentos de tal o cual universidad muy muy lejana o tal o cual argumento antiguo o nuevo con su propia lógica tautológica. En la red de redes no se sistematiza una búsqueda de la epistemología estructurada que acerque a un proceso de lo objetivo a lo subjetivo, de lo subjetivo a lo plural, de lo plural a lo relativo en forma de un desarrollo a lo piagetano. No se busca la fiabilidad ni la validez ni la proliferación de estudios y resultados para aceptar una verdad siempre abierta, ni es necesaria una explicación del todo racional para dar por válido o para desestimar todo un cuerpo documentado, creando así por todos lados, nuevos dogmas de fe, tan absolutos, tan excluyentes entre sí, que un café en la cafetería se ha vuelto una batalla campal donde se esgrimen como armas afiladas y concluyentes la posición totalitaria asumida por cada cual, cada cual más certera y elocuente, cada cual más válida, documentada y lógica que la de en frente.
   Y así, el café social se volvió ágora, y la verdad perdió su mayúscula, y lo Relativo ganó la suya propia para enfrentar y contener la diversidad de pensamientos, creencias y sentimientos que la calle ahora discute ferozmente por encontrar su propio espacio en el nuevo universo de la apertura mental que suponen tantas tendencias contenidas en un sólo café, con sacarina, en la cafetería de la posmodernidad.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Portada de prueba de 'El Fuego de los Confines'

Esta es la portada de la maqueta de mi segundo libro, quizá aún haya que hacerle algunos retoques, ¿qué opináis? ¡A mí me encanta! Ya falta muy poquito para finalizar el proceso de publicación, pronto estará "El Fuego de los Confines" en vuestras librerías. ¡Un abrazo!

sábado, 1 de julio de 2017

La adolescencia

   La adolescencia, ese ente social y experimental en el cual coexisten las ideas opuestas y excluyentes al mismo tiempo y de la misma manera, como personas múltiples dentro de la misma personalidad pugnando por sobrevivir, jugando al bueno y el malo con límites difusos, entre la tesis y la antítesis buscando ávidos hasta llegar a un acuerdo sintético que cree al fin una identidad relativamente estable, prestos para una vida adulta. Es un proceso arduo y extenso, como se labra la civilización misma encontrando un acuerdo entre la barbarie en los extremos. El adolescente debe enfrentarse a la educación coercitiva cediendo ante la autoridad escolar mientras se desatan las mayores tormentas interiores que braman por salir; debe forjar un abanico de respuestas ante el miedo a los castigos que van del colegio a la fábrica, de la familia al Estado, claudicando para adaptarse y moldear una identidad inclusiva, adaptada, sometida a los designios de la sociedad que le toque, y asumir así las normas sociales exteriores como interiores y normalizarlas, o puede convertirse en una minoría desarraigada, entrar en un viacrucis del castigo y la desaprobación en busca de las utopías fracasadas en el pasado.
   Y cuando las tormentas interiores al fin se calman y llega la sensatez de la vida adulta debe enfrentar los sentimientos y sensaciones de estafa de una educación enfocada a la productividad en el trabajo en una sociedad donde no hay trabajo ni futuro sino para unos pocos privilegiados, precarios y cambiantes, en el mundo del automatismo que van ganando la batalla de la salvaje competitivadad. Las amistades inestables, los romances vehementes, las contrariedades con los padres en pro de una identidad propia con propias libertades convierten al adolescente en el ente líquido de la sociedad donde convive la frustración con la creatividad, la desesperación con las ganas de vivir.
   Son eso: adolescentes con derecho a la contradicción.

martes, 13 de junio de 2017

A mi hija, sobre los cuentos de hadas

   Mi niña pequeña, cuando un día tu avidez por la magia despierte en las horas para ir a dormir, te mostraré esperanzado la luz de las criaturas del bosque que surgirán de nuestra imaginación para el esplendor de su mundo: y las hadas cobrarán vida en tus ojos, y los gnomos y los elfos y los duentes y las ninfas, las selkies, los silfos y los druidas vendrán a vernos en nuestros relatos que nos mostrarán la libertad y la irracionalidad del espíritu humano como parte fundamental de la conciencia y la imaginación. Iremos de la mano, juntos, al Romanticismo en la literatura, y nos quedaremos a vivir en él durante un tiempo largo; y conoceremos a Christian Andersen y su "Nuevo traje del emperador" y su "Sirenita" y su "Patito feo", a Yeats y sus bosques míticos, a los hermanos Grimm y Perrault y sus cuentos de hadas, a Edgar Allan Poe y su magia negra, a Lord Byron y su espíritu dionisíaco y sus dioses griegos como parte integrante del alma humana. Y te mostraré el mundo fantástico creado por tu padre como un subcreador de un mundo mágico, que espera ansioso conocerte y hacerte formar parte de sus reinos encantados y sus vicisitudes girando en torno al motor de lo humano: el amor.
   Hasta que un día, más adelante, cuando los años pasen y pasen y la ilusión por los reinos mitológicos llegue a un primer ocaso, nos toque despertar.
   Entonces te contaré otro cuento diferente. Te contaré del mundo que llaman real, el mundo para los adultos de nuestro tiempo, vacío de contenido y de valores humanistas escaso: el mundo donde vivimos en la vida cotidiana; ese mundo donde la magia y el sentimiento de lo profundo y lo libertario fue sustituido por lo práctico y lo rentable, por la mercancía y los negocios; donde la máquina y la industria demostró, al final, que no llegó como parecía a liberarnos sino a esclavizarnos en un sistema complejo del que no se puede escapar sino por el sometimiento al trabajo en un mundo con los recursos mercantilizados, repartidos y controlados por unos pocos, que ya no son los villanos de un cuento, sino los adalides orgullosos y esforzados, beneficiados, de un sistema injusto dado. Entonces, cuando el desánimo y la decepción por una realidad para adultos productivos llegue, volverás tu mirada atrás y comprenderás que Mary Shelley y los románticos tenían razón, pues la máquina Frankenstein no se pudo controlar, que la vida real se ha convertido en una fábrica de gente productiva que fabrica productos que compra y tira y vuelve a producir y comprar, que es excluyente, superficial y cruel y en ella nos toca vivir.
   Sin embargo espero que no olvides nunca la magia, Sherezade, porque yo estaré ahí para recordarte que un día fuimos libres en los bosques encantados de la imaginación, allá donde nadie podrá nunca alcanzarnos. Quizá ello te haga fuerte y capaz para afrontar desde la plenitud del alma en la infancia el vacío de la sociedad adulta de consumo que con consumismo se intenta, en vano, saciar.
   Tengo tantas cosas que contarte... Ahora duerme, mi niña, yo estaré aquí cuando despiertes. Cuidándote.