martes, 31 de mayo de 2016

Sobre el bullying y la injusticia colectiva

   El problema del bullying no es algo individual del introvertido, es un problema de grupo en la interacción entre el triángulo de agresores, víctimas y espectadores dado que al agresor, ante la pasividad de los espectadores, por no concernirles o por falta de atención, le consienten; esto provoca dos cosas: que la víctima se sienta sola e indefensa, sin sensación de poder escapar (indefensión aprendida), y que el agresor se sienta protegido, lícito ante sus compañeros de clase.
   El problema es un problema de grupo, de conciencia social, no solo de la violencia aprendida del agresor que es un problema per sé ni de la carencia-abuso afectivo de la víctima que le lleva a la inseguridad, sino de la interacción con el resto, de la falta de conciencia de grupo, la carencia de justicia e intervención en términos de igualdad, de empatía en tanto ponerse en el lugar de la víctima, comprenderla y no consentir la injusticia de la desigualdad y la discriminación del victimario ni de sus seguidores, ni de los pasivos que consienten. Enseñen a sus hijos a identificar estas claves, a intervenir ante la injusticia, a prestar atención.
  Una clase puede desarrollarse como una familia unida en busca de objetivos comunes, o puede hacerlo como una selva donde el más fuerte gana y el más débil muere.
   Y el más débil muere, sí.

sábado, 28 de mayo de 2016

Sobre el capitalismo y el banco de Gràcia

   El modelo capitalista es irremediablemente eficiente, y sigue creciendo, es cierto. Tan eficiente que morirá de éxito, como dijo Marx.
   Si tenemos en cuenta que el fin último del capitalista es la acumulación y reinversión de capital que genere beneficio constante, podemos entender la evolución del capitalismo hacia la periferia con la "deslocalización" que es el llevarse la inversión fuera a países no regulados por leyes laborales ni siquiera morales para con los trabajadores, generando así más beneficio y más acumulación de capital para las grandes empresas, que por la simple capacidad de bajar los precios se comen a las pequeñas, y se hacen cada vez más grandes, cada vez el dinero del mundo manejado por menos gente. Por otro lado, si tenemos en cuenta la imparable tecnología que avanza impetuosamente y que por las propias teorías de la competencia entre empresas no puede dejar de crecer, puede vislumbrarse por datos objetivos una tendencia hacia la automatización de todas esas industrializaciones previas, fomentada por el desarrollo de la informática, la bioelectrónica, la robótica, etc; si tenemos en cuenta eso, y un futuro donde en vez de 100 trabajadores hayan 12 técnicos controladores, cuando las máquinas trabajen sustituyendo a las personas ya no solo en las fábricas sino en el sector servicios incluso (algo que no parece muy lejano en el tiempo, parece ser), ¿de dónde generará la plusvalía el capitalista?
Porque un capitalista gana la plusvalía de los seres humanos, no de los robots, sencillamente porque los robots no consumen para beneficio del sistema keynnesiano de producción-consumo. ¿Y si toda esa producción del capitalismo productivo es cada vez más eficiente integrando a más países, si cada vez hay más máquinas trabajando y más paro para la gente a nivel global, donde miles de millones de personas en el mundo luchan por los mismos trabajos, quién consumirá los productos que se fabrican?
   Los robots no consumen. Las máquinas no consumen.
   Millones de personas en el paro que no tendrán dinero para absorber la producción. Y cuando todo eso colapse, y el capitalismo muera de éxito al adquirir el mundo entero y no encontrar comprador, ¿qué haremos los de abajo?, ¿morir alegremente, quizás?
Teniendo en cuenta esto, quiero desvirtuar a esa colonización partidista de la mente en la que se convierte muchas veces la televisión, para decir que lo acontecido en el banco que llaman "ocupado" del paseo de Gràcia en Barcelona es la práctica de una sociedad paralela de consumo sin especulación, de apoyo mutuo y acerciento a lo social y humano, un modelo que no es nuevo ni viejo en España, un modelo de resistencia al capitalismo productivo y financiero, sobre todo al financiero, para que cuando todo colapse, que lo hará en una nueva crisis social y económica mundial, y no haya trabajo más que para máquinas y algunos esclavos, los de abajo, que somos la mayoría, resistamos.
   No existe una única realidad. Esta que digo es otra realidad que criminalizan en la televisión tildándola de negativa e inconcebible, y no estoy de acuerdo. Y hablan de violencia cuando con violencia policial se intenta desmontar a la fuerza por estar en la periferia del capitalismo. Todo este sistema social, paralelo, donde se intercambia comida, libros, clases, conferencias, humanidad, acercamiento social, no es ni bueno ni malo, es lo necesario para un futuro que se prevé inestable por las propias contradicciones del sistema que nos rige, este sistema inhumano, corrupto, mafioso, clasista que de éxito acabará muriendo.

https://m.youtube.com/watch?v=1upsDJdfkfE

jueves, 26 de mayo de 2016

El baile de las máscaras blancas

   Es el cínico baile de las máscaras blancas. Sonrientes, cómplices, desensibilizadas. Con el ceño fruncido.
Agresores, víctimas, espectadores. El triángulo que engendra lo enfermo y lo marginado entre cortinas de lágrimas por dentro, invisibles; el triángulo pasivo y activo, equilibrado, que no cierra su bucle, hasta la muerte.
   Te has sentido solo, querido mío, rodeado de gente con máscaras blancas que bailan, sonrientes. Has maldecido tu suerte. Te has llenado de odio hasta los bordes.
   Hay agresores con máscaras viles y espectadores con máscaras sonrientes, que vagan cómplices, al son del llanto, al ritmo de la música discordante. Maldita suerte, si la vileza se normalizó, si el triángulo se comprimió y se comió tu alma, y la de más gente.
La de más gente.
La de todos ellos que no supieron ver lo que venía. Que no supieron ver que tú morías.
Por dentro.

A mi primo, donde esté. Él no sobrevivió al bullying.
#ConcienciaSocial

domingo, 15 de mayo de 2016

Sexismo moderno

   En el marco del llamado "sexismo moderno" hay implícita la creencia en la inexistencia actual del sexismo. Sin embargo existe de una manera sutil y encubierta, "benevolente", en tanto que a las mujeres se las considera las más aptas para cuidar de la casa (esto en menor medida hoy en día), las más aptas para cuidar de los niños, que si éstos se ponen malitos ellas son las que deben dejar el trabajo para cuidarlos, etc. En el ámbito laboral tanto ha coexistido la creencia de la complementariedad de la mujer al hombre que el sueldo de éste se ha convertido en la pieza angular de la pareja y el de ésta un suplemento que cuando existe viene bien para cosas secundarias. Pues bien, si salimos del marco, la mujer no es complementaria de absolutamente nada, la mujer es un ser completo, complejo e individual por sí mismo, que puede o no juntarse con un hombre que a su vez es un ser completo, complejo e individual para formar así un colectivo igualitario que coordine sus vidas para beneficio de ambos, del común que es un hogar. Estas creencias vienen de muy lejos, y tanto han calado, que incluso ellas se han acabado suscribiendo al realismo. Georges Bernanos decía: "el realismo es la buena conciencia de los hijos de puta" pues se han montado su propia realidad y ellos mismos la alimentan para que el que se salga de este pensamiento discriminatorio sea estigmatizado, aludiendo a la imposibilidad al cambio del statu quo.
   En el ámbito laboral local, me sorprende sobremanera cuando alguien comenta que antes las aparadoras cobraban mucho dinero en el aparado, refiriéndose a un sueldo sin cotizaciones ni derechos de absolutamente nada (o por el contrario se les hacía contrato de media jornada con el pago de la suscripción a la Seguridad Social a cuenta de la propia trabajadora) de alrededor de unos 800 o 900 euros, antes de la crisis. Hay en esto un machismo terrible, me parece, teniendo en cuenta que hablamos de una época de bonanza en la que un hombre en una fábrica de zapatos que sí cotizaba y sí tenía sus derechos varios podía cobrar (una buena parte en negro) alrededor de los 1.800 o 2.000 euros, con la obvia existencia de la variabilidad en este sentido, entiéndase una época de abundancia donde en cualquier parte se ganaba dinero.
   Sepan estas mujeres, que 900 euros no era estipendio digno ni representativo de su tiempo, y fue y seguirá siendo una miseria el sueldo de antes y el actual si los hombres cobran el doble por una misma faena sometida a un capital, por las mismas horas vendidas a un capital; sepan, que cuidar de los niños no es prioridad de la madre ni del padre, pues la función materna y la paterna pueden cruzarse de una manera totalmente permeable sin diferencia ni repercusión para la inocencia del niño; sepan, que el realismo es la buena conciencia de los hijos de puta, y los hijos de puta que nos lo enseñaron ya murieron hace mucho tiempo, matemos al sustento de la creencia de una puta vez.

viernes, 6 de mayo de 2016

Sobre la actualidad

Una nueva evidencia de la decadencia de la democracia representativa: elegimos a quien se pone para la foto pero no sobre las cosas importantes, ni sobre las guerras ni sobre las deportaciones ni sobre las leyes contra los ciudadanos "por su bien" ni sobre las leyes de los trabajadores ni sobre los tratados transatlánticos en pro del liberalismo ni sobre nada de nada, solo sobre una figura de poder que luego no es responsable de nada. Las nuevas tecnologías lo permiten: ¡Democracia directa ya!

http://m.eldiario.es/politica/Izquierda-Plural-PP-PSOE-soberania_0_257575250.html

Lennier Ramírez Benavídez, que danzaste hasta la tierra de la Libertad huyendo de la opresión cubana, y en la Libertad española encontraste las cadenas del sistema del desengaño, del sistema regentado por la Autoridad y por la Propiedad Privada que se alimenta de esclavos. Váyase usted en paz, compañero, váyase en paz.

http://m.20minutos.es/noticia/2738877/0/muere-hombre-30-anos-tras-ser-detenido-por-resistirse-su-desahucio/