jueves, 26 de mayo de 2016

El baile de las máscaras blancas

   Es el cínico baile de las máscaras blancas. Sonrientes, cómplices, desensibilizadas. Con el ceño fruncido.
Agresores, víctimas, espectadores. El triángulo que engendra lo enfermo y lo marginado entre cortinas de lágrimas por dentro, invisibles; el triángulo pasivo y activo, equilibrado, que no cierra su bucle, hasta la muerte.
   Te has sentido solo, querido mío, rodeado de gente con máscaras blancas que bailan, sonrientes. Has maldecido tu suerte. Te has llenado de odio hasta los bordes.
   Hay agresores con máscaras viles y espectadores con máscaras sonrientes, que vagan cómplices, al son del llanto, al ritmo de la música discordante. Maldita suerte, si la vileza se normalizó, si el triángulo se comprimió y se comió tu alma, y la de más gente.
La de más gente.
La de todos ellos que no supieron ver lo que venía. Que no supieron ver que tú morías.
Por dentro.

A mi primo, donde esté. Él no sobrevivió al bullying.
#ConcienciaSocial

No hay comentarios:

Publicar un comentario