martes, 31 de mayo de 2016

Sobre el bullying y la injusticia colectiva

   El problema del bullying no es algo individual del introvertido, es un problema de grupo en la interacción entre el triángulo de agresores, víctimas y espectadores dado que al agresor, ante la pasividad de los espectadores, por no concernirles o por falta de atención, le consienten; esto provoca dos cosas: que la víctima se sienta sola e indefensa, sin sensación de poder escapar (indefensión aprendida), y que el agresor se sienta protegido, lícito ante sus compañeros de clase.
   El problema es un problema de grupo, de conciencia social, no solo de la violencia aprendida del agresor que es un problema per sé ni de la carencia-abuso afectivo de la víctima que le lleva a la inseguridad, sino de la interacción con el resto, de la falta de conciencia de grupo, la carencia de justicia e intervención en términos de igualdad, de empatía en tanto ponerse en el lugar de la víctima, comprenderla y no consentir la injusticia de la desigualdad y la discriminación del victimario ni de sus seguidores, ni de los pasivos que consienten. Enseñen a sus hijos a identificar estas claves, a intervenir ante la injusticia, a prestar atención.
  Una clase puede desarrollarse como una familia unida en busca de objetivos comunes, o puede hacerlo como una selva donde el más fuerte gana y el más débil muere.
   Y el más débil muere, sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario