domingo, 30 de abril de 2017

Cadenas en las orejas

   Cuando paseo por la calle con mi hija traqueteando en su negro carro, pocos son los que no expresan sus dudas ante la ausencia de unos bonitos pendientes que adornen su bonito rostro de niña. Dicen que hay que ponérselos porque luego les duele, y yo me pregunto si a todos esos niños que luego se ponen pendientes en las orejas y en la lengua o en las cejas no habría que mutilarlos también de pequeñitos como a las niñas para que no sintieran dolor más tarde. Me pregunto si a Dolores Ibárruri Gómez o a Federica Montseny les pusieron pendientes de niña para que luego no sufrieran. La vida está llena de dolores que unos padres no podrán evitar y que no deberían intentar evitar porque forman parte de la vida. Marcar con unos alicates al sexo débil es para el que la vida así la entienda, para el que así lo quiera. Nosotros no lo queremos.
   Que elija ella. Pues de impulsar su propia autonomía independiente se trata la patarnidad.
#ElMachismoMata

No hay comentarios:

Publicar un comentario